Introducción a la estimulación basal

 

La estimulación basal es un modelo de intervención desarrollado por Andreas Fröilich en la década de los 70. Un concepto de intervención globalizada con el objetivo de promover la comunicación, la interacción y el desarrollo, tomando como punto de partida cada una de las necesidades humanas más básicas.

Por tanto, la estimulación basal es un concepto en el que no solo es importante la propuesta metodológica sino también la comprensión del posicionamiento ante la persona afectada. Un modelo de intervención psicopedagógica basado principalmente en la teoría constructivista y la neurofisiología que pretende el desarrollo integral de la persona.

Principios de la estimulación basal

  • Principio de ritmo: introducción de nuevos ritmos a partir de los ritmos básicos o biológicos (corazón, respiración).
  • Principio de contraste: ampliación y enriquecimiento mediante situaciones contrastadas que ayudan al niño a discernir y comparar.
  • Principio de latencia: introducción de pausas en la actividad y tiempos de espera.
  • Principio de equilibrio: estructuración de las actividades y situaciones.
  • Interacción personal: motivación y actitud favorable del profesional hacia el paciente.
  • Naturalización: el desarrollo como proceso natural.
  • Individualización: trabajo individualizado y especializado acorde con las necesidades de los niños y niñas.

¿A quién va dirigida?

Inicialmente se pensó para niños con plurideficiencias. Hoy en día se aplica también en la atención de otro tipo de usuarios: bebes prematuros, pacientes en estado de coma o con traumatismos craneoencefálicos graves, personas con demencias terminales o alzheimer o cualquier otra patología que provoque una evidente falta de autonomía.

Centro Autorizado por la Comunidad de Madrid

Centro Autorizado por la Comunidad de Madrid. - Aviso Legal