Breve historia de la psicoterapia infantil

el .

 

Los primeros pasos de la psicoterapia infantil los tenemos en el ensayo de Sigmund Freud “La fobia de Juanito” (1909). En esta obra, el psicólogo austriaco nos presenta el caso de un niño que tiene miedo a que lo muerda un caballo. Mediante el padre, de manera indirecta, Freud analiza los temores del infante. 

Anna Freud, hija del primero, sostuvo que el objeto de la terapia psicoanalítica en esta etapa son las fantasías infantiles recurrentes, las vivencias de placer imaginarias y el temor a los castigos. El Yo infantil tiene capacidad de negar de la realidad todo aquello que se aleja del placer, por esto el juego y la fantasía son los mejores medios para la psicoterapia. 

Años más tarde, Melanie Klein propuso la utilización del juego en la terapia psicoanalítica infantil como sustitutivo de la verbalización propia de la terapia en los adultos. El motivo es que el juego es un medio de expresión natural para los niños. 

Virginia Axline comenzó a utilizar en 1977 el salón de juegos como espacio terapéutico de los niños con una técnica no directiva: en el propio salón de juegos surge el conflicto que afecta al niño. Casi dos décadas más tarde, Janet West aplica la técnica de Axline basándose en la célebre pirámide de Maslow

A partir de West, sin embrago, empieza a dar síntomas de cierto agotamiento la terapia del juego. Ésta tiene sus recompensas pero puede resultar frustrante, pues el terapeuta tiene que esperar en cada sesión a que espontáneamente surja un material que manifieste el conflicto del niño. Los procesos de solución se alargan significativamente con la terapia del juego.

Este bloqueo terapéutico vendrá a ser superado por el enfoque gestalt, que utiliza como instrumento metodológico el experimento. ¿En qué consiste la psicoterapia gestalt? En este pequeño texto os lo explicamos.

 

Centro Autorizado por la Comunidad de Madrid

Centro Autorizado por la Comunidad de Madrid. - Aviso Legal