Diagnóstico precoz e hiperactividad

 

El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) es el trastorno más frecuente en una clínica neuropediátrica, según Fernando Mulas, jefe de la sección de neuropediatría del Hospital La Fe, presidente de la Sociedad Valenciana de Pediatría y de la Sociedad Española de Neuropediatría y profesor de la Universitat de València. “El 5% de los niños tiene TDAH y el 1% tiene autismo”.

La clave reside en el diagnóstico precoz y la atención temprana para obtener una mejora de la calidad de vida del paciente y, eventualmente, la resolución del problema.

Según Mulas, el Trastorno del Espectro Autista (TEA) puede ser detectado precozmente según varios indicadores: si el niño no responde a su nombre a los dos años de edad, si no se relaciona bien con otros niños o si evita la mirada o si hace gestos como el balanceo... Todos ellos pueden alertar sobre un posible caso de autismo, aunque no deben llevar a conclusiones definitivas, pues los padres deben consultar siempre a un profesional en la materia. Una lenta progresión del lenguaje o las rabietas frecuentes son otros de los indicadores habituales.

“Entre los uno y los dos años es la edad idónea para empezar a actuar”, señala el neuropediatría, haciendo especial hincapié en la idoneidad de los programas específicos de atención temprana y en la necesidad de su gratuidad.

Desde Anayet Atención Temprana ya os referíamos la importancia de la detección temprana para el establecimiento de un programa de intervención capaz de promover al máximo las capacidades de desarrollo personal y social del niño y la adecuada orientación de sus familiares.

Centro Autorizado por la Comunidad de Madrid

Centro Autorizado por la Comunidad de Madrid. - Aviso Legal